31 Jul

De soñar con pilotar aviones a ser pilotos de sus proyectos

Emprender en España se ha convertido en un reto para muchos venezolanos que han emigrado. Tal es el caso de nuestros co-fundadores Kevin y Kerid de Andrade, dos jóvenes que a pesar de que querían ser pilotos en Venezuela y estaban trabajando para ello, decidieron hace 3 años aventurarse a un nuevo país en busca de un futuro más prometedor.

Llegaron a Madrid trabajando en hostelería, lo que no solo les sirvió para ahorrar, sino también para entender todas las áreas del sector y definir su emprendimiento. Con el tiempo, tras hacer un estudio de mercado, deciden inclinarse por la comida italiana, De allí su nombre, Tepizzare, una fusión entre su plato principal y el segundo nombre de su madre: Teresa.

Dueños y empleados de su propio negocio, Kevin en cocina y Kerid en barra, así  comenzó Tepizzare. Con poco capital y mucha competencia, con aciertos y desaciertos,  y con una carta que no estaba dando los resultados esperados, por lo que decidieron escuchar la opinión de varios clientes, quienes al ver la bandera de Venezuela pedían comida venezolana. Así fue como decidieron ir dandole poco a poco un giro a la carta y convertir Tepizzare en lo que es hoy en día. Un restaurante de comida venezolana con productos de calidad y su plato estrella, la mejor cachapa de Madrid.

Si bien el sueño en común de estos dos hermanos era ser pilotos comerciales, el no poder dedicarse a ello no fue motivo para que no pusieran en práctica las teorías de esta profesión. A pesar de los vientos en contra, de las turbulencias del proceso y de quizás el mal tiempo, supieron disfrutar de la vista y fijarse con actitud la altitud de sus sueños. El cual uno de ellos era el de no solo conseguir una mejor calidad de vida para ellos sino también para sus padres, quienes son su principal referencia de trabajo duro y constancia.